Cambia tus niveles de energía con la respiración.

Cómo usar el Pranayama (Técnicas de Respiración) para cambiar el estado de tu sistema nervioso.

Reduce el estrés o actívate.

El pranayama es una técnica de yoga que se enfoca en la regulación de la respiración es esencial en la práctica del yoga, ya que la respiración es el punto de conexión entre el cuerpo y la mente. Cuando prestamos atención a nuestra respiración, ésta se ralentiza, afectando positivamente a nuestro sistema nervioso y reduciendo inmediatamente nuestros niveles de cortisol. Además, con la respiración se puede controlar el flujo de energía en el cuerpo y la mente, lo que ayuda a equilibrar los sistemas fisiológicos y mentales. Las técnicas de respiración que se usan en yoga son conocidas herramientas para reducir el estrés y la ansiedad.

Tipos de Pranayamas

Existen varios tipos de pranayama, cada uno con sus propios beneficios en relación a su efecto en el sistema nervioso. Los tres pranayamas más populares son:

Ujjayi: también conocida como «respiración victoriosa», esta técnica implica la constricción de la glotis para producir un sonido suave y rítmico. Se cree que ayuda a calmar la mente y aumentar la concentración, y también se ha demostrado que reduce el estrés y la ansiedad.


Mira este video para saber cómo hacer la respiración victoriosa:

Nadi Shodhana: «respiración alternativa», esta técnica consiste en alternar la fosa nasal por la que respiramos. Ayuda a equilibrar nuestro sistema nervioso y a equilibrar los dos lados del cerebro. Si se practica de forma pausada, inhalando y exhalando unas 6 veces por minuto, ayuda a reducir la ansiedad y el estrés, además de mejorar la capacidad de atención y concentración.

Kapalabhati: Significa «respiración de fuego» o “respiración del cráneo iluminado”, esta técnica implica la contracción rápida del abdomen para exhalar y se relaja el abdomen para que el aire entre de forma automática. Ayuda a limpiar los pulmones y las vías respiratorias altas. Activa nuestro sistema nervioso simpático y nos prepara para la actividad física al calentar nuestro cuerpo. Es ideal practicarla por la mañana antes de desayunar, antes de hacer ejercicio o si queremos activarnos.

Aquí te enseño cómo hacerla:

Te recomiendo que practiques estas técnicas de respiración de forma adecuada, dependiendo del efecto que quieras generar en tu sistema nervioso harás la respiración de fuego si te quieres activar, por ejemplo. O si te quieres relajar practicarás respiraciones más lentas como la respiración victoriosa.

Sobra decir que el pranayama si se practica en un entorno controlado (nunca lo hagas bajo el agua o conduciendo) es muy seguro y no causa dolor o incomodida. Empieza poco a poco, con unas cuantas rondas hasta que te acostumbres y empieces a notar con soltura.

¡Sigue con la práctica!